La interna que se desató en el FCS-Cambiemos tras el fracaso en las negociaciones por la conducción de la Cámara de Diputados terminó por quebrar las relaciones del bloque, que si bien no se romperá oficialmente sí se dividirá en tres con la intención de coordinar un trabajo en conjunto en los temas que hubiera consensos. Así, celestes, renovadores y NEO estarán por un lado; APRA, PRO y Morada, por otro; y la CC-ARI, por otro. Además, el sector que estuvo en negociaciones con el Gobierno cruzó duro a su par Víctor Luna, al que tildaron indirectamente de mentiroso y responsabilizaron por las derrotas electorales de la fuerza.

FCS Cambiemos, Cambiemos Catamarca, Interna Cambiemos
FCS Cambiemos, Cambiemos Catamarca, Interna Cambiemos

En la sesión de ayer tomó especial protagonismo el debate dentro del propio FCS-Cambiemos respecto de cómo continuaría trabajando el bloque, cuyas diferencias quedaron a la vista tras haber perdido la conducción de la Cámara baja a manos del acuerdo FJV-RPP.

Por ello, concluida la sesión, los diputados que responden a la Línea Celeste, el Movimiento Renovador, MIRA y NEO firmaron una nota en la que informan al presidente de la Cámara, Fernando Jalil (RPP), la conformación del interbloque y dentro de él la conformación del bloque “FCS-Cambiemos Catamarca”. Los firmantes son Marita Colombo, Genaro Contreras, Rubén Herrera, Luis Lobo Vergara, Víctor Luna, Marisa Nóblega, Alejandra Pons, Verónica Rodríguez, Jorge Sosa y Humberto Valdez.

“Tenemos objetivos distintos en algunos puntos, nuestro límite era el Gobierno porque la ciudadanía nos eligió como oposición. Esto sin cuestionar al que piense distinto”, expresaron. Por otra parte quedaron los diputados Carlos Molina, Paola Bazán, Juana Fernández, Francisco Monti, Enrique Cesarini y Carlos Marsilli. Desde este sector aseguraron que “no se van” del FCS-Cambiemos, ya que firmaron un acta antes de las elecciones en la que se comprometieron a no romper el bloque. “Los que se van son ellos”, dijeron en alusión a celestes y renovadores.

En el medio quedó Rubén Manzi, de la CC-ARI, que no se ubicó en ninguna de las dos veredas puesto que consideraba que lo mejor era la unidad. En este esquema, decidIÓ constituir un bloque unipersonal dentro de FCS-Cambiemos.

Contra Luna
Por su parte, los legisladores del grupo APRA-PRO-Morada firmaron un documento en el que criticaron con dureza a Luna, quien cargó contra ellos por no poder llegar a un consenso.
“Es falso que hayamos desacatado alguna decisión del bloque del FCS-Cambiemos, en cuanto desde el primer momento se acordó que las decisiones se realizarían por consenso. A su vez, la decisión del conjunto del bloque consistió en abrir canales de diálogo con los distintos sectores del universo justicialista, a fin de acordar que la presidencia de la Cámara recayera en algún diputado del FCS-Cambiemos. Siguiendo ese lineamiento, los resultados de las conversaciones fueron volcados en sucesivas reuniones a la totalidad de los miembros del bloque. Los canales de diálogo de los que reniega Luna son idénticos a los realizados por concejales de Cambiemos en varios municipios”, expresaron.

Sin embargo, aseguraron que fue Luna quien “incurrió en una manifiesta inconducta respecto de la decisión del bloque, por cuanto se retiró del recinto negando el voto a la propuesta formulada por la presidenta de bloque”, y expresaron que tuvo un comportamiento similar “cuando rechazó el nuevo acuerdo jubilatorio para los jueces, al margen de la postura del bloque”.

Para este sector, esto “le quita autoridad moral y política al diputado Luna, respecto de quien desconocemos el trabajo serio que proyectaba realizar para los próximos dos años, dado que jamás sus intervenciones han tenido un tenor programático, sino que han estado teñidas por contubernios de la vieja política de la que forma parte, y lo erigen en el eterno operador de sucesivas derrotas electorales”.

Por último, expresaron su anhelo “de abordar la agenda legislativa en el marco de las sesiones extraordinarias a fin de lograr la sanción de las mejores leyes que tengan el efecto de mejorar la calidad de vida de los catamarqueños”.

Asumió Rivera Villalba

Con la renuncia de Marcelo Rivera (FJV) a su banca, asumió en su reemplazo su hijo, Maximiliano Rivera Villalba, quien cumplirá con los cuatro años de mandato de su padre.

Los pliegos de Rivera fueron analizados por la comisión de poderes conformada por Jorge Sosa (FCS-Cambiemos), Macarena Herrera (RPP) y Mónica Zalazar (FJV).

El joven legislador, quien fue el primer suplente en la lista de diputados del FJV, llega a la Cámara baja luego de un paso por la Secretaría de Deportes. Marcelo Rivera, por su parte, asumió en el Ministerio de Gobierno (ver página 3).