Martín Saegh, propietario de un local comercial ubicado en Salta al 309, debió cerrar las puertas del comercio llamado “Matilde” luego de que durante el fin de semana lo desvalijaran. Se llevaron mercadería valuada en $160.000.

En diálogo con El Esquiú.com, el comerciante explicó que el o los ladrones ingresaron en horas de la madrugada.

“Se metieron por un galpón que da a la Rojas y treparon una tapia de cinco metros. Desde allí, ingresaron por la claraboya que da al baño y fueron de a poco subiendo la mercadería”, explicó, añadiendo que los desconocidos “también sustrajeron una computadora nueva, que todavía la tenemos que pagar hasta el año que viene y $2000 que había en la caja registradora”.

“La verdad que con la situación económica nacional, no tengo un respaldo como para reponer la mercadería, así que no nos queda otra que cerrar las puertas. Afortunadamente mi esposa y yo tenemos otros trabajos, pero esta pérdida nos destrozó”, manifestó.

El hombre dio a conocer que radicó la denuncia penal correspondiente y sumariantes judiciales y peritos de Criminalística acudieron al local para tomar las huellas dactilares que quedaron por toda la escena del robo.

 

Bronca e impotencia

El comerciante dijo, por otra parte, que luego del hecho y dialogando con vecinos de la zona, en donde están ubicados varios locales comerciales, le contaron que durante el robo, llamaron a la Policía al observar movimientos extraños a esa hora de la madrugada en el inmueble.

“Según me dijeron se acercó una patrulla policial. Un policía se bajó y miró para adentro unos segundos, pero al no ver nada, se fue. En ese momento, los ladrones se deben haber quedado quietos y luego continuaron con el robo, pero estaban adentro todavía cuando ellos estuvieron afuera”, manifestó indignado por la situación.

Los malvivientes dejaron intacta la vidriera y todo lo que se observaba desde la vereda, para saquear el resto de la indumentaria. “Se llevaron un 98% de la mercadería que teníamos”, indicó.