Al menos ocho empleados del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) fueron sorprendidos mientras intervenían en una fiesta clandestina que se realizó en la Capital. Durante la madrugada de ayer fueron desalojadas otras dos fiestas en esta ciudad y en Valle Viejo.

Según informaron fuentes consultadas por El Ancasti, tras un llamado anónimo realizado al Comando Radioeléctrico se informó de que en un domicilio se escuchaba música a alto volumen y había varios automóviles estacionados.

Personal policial de la comisaría Tercera fue hasta el inmueble ubicado en la zona Este y lograron identificar al menos a ocho personas – hombres y mujeres – que manifestaron ser empleados del SPP a quienes se les notificó de que habían violado las disposiciones del decreto provincial, que entre otras medidas, no permite las reuniones sociales.

Numerosos controles

Más de un centenar de vehículos secuestrados fue el resultado de los operativos llevados a cabo durante el fin de semana por la Policía de la Provincia, con el objetivo de hacer cumplir las disposiciones vigentes para evitar la propagación del virus COVID-19, informaron desde la División Relaciones Institucionales.

Para los trabajos se convocaron a policías de todas las comisarías  del Valle Central y el interior provincial, quienes  realizaron operativos de control vehicular, identificación de personas y recorridos de prevención, contando con la colaboración de sus pares de los Grupos Especiales y de organismos municipales.

El resultado que arrojó fue de 116  vehículos incautados, en virtud que sus conductores infringieran las disposiciones de la Ley Nacional de Tránsito N° 24.449. También fueron notificadas 166 personas, quienes habrían sido sorprendidas quebrantando las disposiciones.