Los cirujanos ortopédicos han estado utilizando hasta ahora placas de metal atornilladas para mantener unidos los huesos rotos inestables. Sin embargo, pronto esto podría cambiar, ya que los científicos del Real Instituto de Tecnología KTH (Suecia) están trabajando en una alternativa con menos inconvenientes con un material compuesto fotopolimerizable.

Las placas de metal actuales estabilizan los huesos rotos, pero tienen ciertas desventajas. Una de ellas es la complejidad de moldearlas para que adapten la forma necesaria en cada paciente. Normalmente, los hospitales cuentan con placas de diferentes tamaños y formas para que este inconveniente no sea tan problemático.

Otra de las desventajas es la posibilidad de que los tejidos blandos que rodean la placa se adhieran con el tiempo. Esto provoca, entre otras cosas, una pérdida de movilidad del paciente.

El sistema AdhFix propuesto en la investigación del instituto sueco sería más personalizable que el método tradicional.

El equipo explica que, para usarlo, los cirujanos insertarían tornillos en las secciones del hueso que necesitan estabilidad, dejando que sobresalgan las cabezas de dichos tornillos. Después, se elaboraría un parche temporalmente suave y maleable que utilizarían las cabezas de los tornillos como puntos de anclaje.

Cuando los cirujanos obtuviesen la forma y el tamaño personalizado del paciente, expondrían el parche a una fuente de luz visible LED de alta energía. Esto conseguiría que el material se endureciese al poco tiempo, como si de una placa de metal se tratase.

El parche de AdhFix está compuesto por capas alternas de una malla de fibra de polietileno y un compuesto de polímero/hidroxiapatita muy parecida a la masilla. Estos materiales están aprobados médicamente.

Realizaron varias pruebas en cadáveres antes de ensayar con seres vivos.
Realizaron varias pruebas en cadáveres antes de ensayar con seres vivos.
KTH Royal Institute of Technology

Para probar la técnica ideada en el estudio, se emplearon manos de cadáveres humanos con facturas en los huesos de los dedos. En el ensayo, los dedos resistieron a repetidos ejercicios de flexión gracias a los parches AdhFix.

Más tarde, el experimento se realizó en fémures fracturados de ratas de laboratorio vivas. En este caso, la prueba también resultó su eficacia y demostró que la curación ósea no tenía afectos adversos como la adhesión de tejidos blandos.

De momento, la tecnología AdhFix está siendo financiada por Biomedical Bondings y se prevé que a lo largo de esta década ya esté disponible. Se estima que en 2022 ya la usarán en veterinaria y que en 2024 empiece a usarse en humanos.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.