Ayer, por tercera vez consecutiva a causa de la pandemia de coronavirus, la procesión de la imagen de la Virgen del Valle se realizó de manera virtual y fue seguida por miles de fieles desde sus casas. Las redes sociales oficiales de la Iglesia de Catamarca y los medios de comunicación fueron las alternativas que optaron los devotos para rendir homenaje a la Morena.
La procesión marcó el cierre del Septenario por el 130° aniversario de la Coronación Pontificia de la Sagrada Imagen, en este año dedicado a contemplar a San José y a Fray Mamerto Esquiú.

La profunda devoción a la Virgen Morenita se vivió con intensidad desde los hogares, a través de las diferentes transmisiones. Además desde la siesta de ayer se había montado un operativo de seguridad en las calles aledañas a la plaza principal, para evitar que los fieles se agolpen en cercanías a la plaza. Sin embargo no se registraron inconvenientes. Incluso la celebración tuvo la ausencia del Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc -aislado preventivamente por ser contacto estrecho de caso de COVID-19-, quien acompañó este momento con su mensaje final a través de un video.

La tarde soleada brindó el marco luminoso a una jornada cargada de emoción, que comenzó con un momento previo de homenaje virtual a la Virgen.

Minutos antes de las 17.00, la imagen de San José fue llevada hasta el Paseo de la Fe, precediendo la salida de la Imagen cuatro veces centenaria de la Virgen del Valle de su Santuario, en brazos del Vicario General, Pbro. Julio Murúa, acompañado de los diáconos y escoltada por la Guardia de Honor de los Bomberos de la Policía de la Provincia.

El recorrido

La Cruz procesional inició la marcha, seguida por un puñado de sacerdotes de la diócesis y otros visitantes, y diáconos, a raíz del estricto protocolo.

Estuvieron presentes el Gobernador, Raúl Jalil; el Intendente de San Fernando del Valle, Gustavo Saadi; el presidente provisorio de la Cámara de Senadores, Oscar Vera; representantes de la Justicia Provincial y de las Fuerzas de Seguridad Provincial y Federal.  Integrantes de la Brigada contra Incendios Forestales y de Defensa Civil llevaron en sus hombros a la Patrona de Catamarca, en el inicio de la Procesión, siendo luego relevados en el trayecto alrededor de la plaza 25 de Mayo, sucesivamente, por miembros de la Guardia de Infantería y Grupo Kuntur de la Policía de la Provincia, Policía Federal y Servicio Penitenciario Provincial.

Mientras la Imagen bendita avanzaba, se fueron desgranando los misterios del Santo Rosario, pidiendo por todas las intenciones que llegaron a través de las redes sociales, especialmente por quienes están sufriendo en sí mismos o en sus familias esta pandemia. Plegarias que fueron matizadas con las canciones interpretadas por el Ministerio de Música Yanai. También se rezó la Oración por la Beatificación de Fray Mamerto Esquiú.

Tras una hora de caminata, cuando la Imagen arribaba a la esquina de Sarmiento y República, se vivió una emotiva escena al ver a Cristo Sacramentado ir hacia su Madre y su padre adoptivo. Llegando al Paseo de la Fe echaron a vuelo las campanas, cuyo sonido se confundía con vivas y aplausos. Luego el Obispo dio el mensaje final a través de un video (ver página 15) para cerrar la jornada festiva.

Misa solemne

Ayer por la mañana se realizó la Misa Solemne, en la última jornada de las fiestas en honor a la Virgen del Valle que fue presidida por el Pbro. Julio Murúa, Vicario General, y concelebrada por sacerdotes del clero catamarqueño y algunos visitantes, donde también se pidió por la salud mundial y se celebró la beatificación de Fray Mamerto Esquiú.