Ayer, la gobernadora Lucía Corpacci visitó las localidades del Salar de Pipanaco, departamento Pomán, donde dejó inaugurados los dos edificios escolares de la escuela primaria N° 66 anexo San Roque – Balde de la Pampa y la escuela primaria N° 165 anexo Guanaco Yaco – Maderera San Antonio, Pomán.
La localidad de San Roque y Balde de la Pampa están distantes a 10 kilómetros de la ruta provincial Nº 46, por caminos sinuosos y de muy poco tránsito. Allí se construyó el nuevo edificio de la escuela primaria anexo Nº 66, donde concurren 10 alumnos en diferentes niveles. 
El edificio cuenta con tres aulas, una sala de docentes y baños para alumnos y docentes. Está construido con material acorde a las condiciones climáticas del lugar y la energía se produce a través de paneles fotovoltaicos.
En su visita, la Gobernadora también entregó indumentaria y ropa de cama del programa “Abrigo” del ministerio de Desarrollo Social.
Luego la Jefa de Estado se dirigió a la localidad de Guanaco Yaco, 40 kilómetros adentro del Salar, en donde el tránsito se hace aún más complejo para vehículos de tracción simple. Allí se dejó inaugurado un edificio de similares características que alberga ocho alumnos de diferentes niveles. A la institución concurren alumnos de las localidades de Guanaco Yaco y Maderera San Antonio.
En la oportunidad la Gobernadora compartió un almuerzo con la comunidad y dialogó con los vecinos y docentes para seguir solucionando problemas que puedan mejorar la calidad de vida de los habitantes.
En el lugar, la energía se provee a través de paneles fotovoltaicos, para lo que colaboró la subsecretaría de Ciencia y Técnica y la empresa Energy 360.
El ministro Gutiérrez resaltó en sus palabras la importancia de esta emblemática inauguración que mejorará las condiciones de enseñanza de los niños de la comunidad.
En la oportunidad, el ministro hizo referencia a lo que significa un nuevo edificio en lugares tan alejados de la geografía provincial. Al respecto, expresó: “Este tipo de lugares toma un valor muy significativo porque son escuelas con muy poca matrícula. Para algunos será un gasto del Estado tal vez innecesario, pero para nosotros es una inversión, no sólo necesaria sino que pone un paño de justicia con estas comunidades tan olvidadas, tan alejadas, marginadas de lo que ha sido la vida provincial en toda su existencia. Ojalá podamos seguir igualando el territorio, nivelando las oportunidades de futuro y ojalá tengamos la enorme suerte de que esa tarea nos encuentre a nosotros como protagonistas y a todos ustedes para que seamos juntos testigos de lo que pudimos hacer como generación para dejarles un mejor legado a nuestros chicos”.

“No importa si son cinco o diez; son niños y tienen derechos”

En la inauguración de una de las escuelas, la Gobernadora reconoció la importancia de los nuevos edificios y el trabajo de los docentes de la zona.
En el acto, Lucía dijo: “En estos años que a uno le tocó la responsabilidad de gobernar la provincia tuvimos la oportunidad de inaugurar muchas cosas. Hemos inaugurado escuelas enormes, preciosas, en la ciudad Capital, en algunas cabeceras departamentales; hemos inaugurado el CIIC, la Residencia Universitaria, muchas viviendas que se han entregado. Pero si hay algo que a mí me llena el alma es poder estar y cumplir con deudas pendientes de muchos años en aquellos lugares donde uno siente que si uno no cumple, difícilmente otros cumplan, porque a veces se hace una valoración de a cuantos beneficia, si son muchos o son pocos. Yo estoy convencida de que uno vale lo mismo que otro. No importa si son cinco, si son diez, son cincuenta o quinientos, son niños y tienen derechos, son docentes y tienen derechos”.