El Ministerio de Transporte, a través de Vialidad Nacional, culminó ayer la reconstrucción de la RN 60 a la altura de la Quebrada de la Cébila, la más importante vía de conexión entre los valles del centro y el oeste de Catamarca, seriamente dañado por un alud en febrero.

Los daños fueron de tal magnitud que se produjeron cinco cortes francos de la calzada, desaparecieron prácticamente todas las banquinas y el sistema hidráulico de la ruta sufrió serios desperfectos. Personal y equipos de Vialidad Nacional se hicieron presentes en el lugar desde el primer momento de la crisis.

Los trabajos se desarrollaron a lo largo de 17 km del corredor -entre los km 1.131 y 1.148- y demandaron la movilización de más de 270.000 metros cúbicos de materiales para rellenar las erosiones causadas por la avalancha. Posteriormente se procedió con la pavimentación del tramo, la reconstrucción de defensas, el reacondicionamiento de banquinas y obras de señalización y demarcación de la calzada.

Para acelerar la ejecución de la obra, Vialidad Nacional contrató un servicio de equipos privado -retroexcavadora, topadora, cargadoras y camiones-, que se incorporaron al proyecto el 26 de abril y estuvieron destinados principalmente a la remoción y traslado del material destinado al relleno de erosiones, así como a la limpieza de cauces.

“Hoy nuevamente cumplimos con nuestra palabra y volvimos a habilitar una vía de comunicación fundamental para los catamarqueños. La reconstrucción de la Quebrada de la Cébila es una muestra más del gran esfuerzo, el compromiso y capacidad de respuesta del Gobierno Nacional ante las emergencias y catástrofes naturales”, destacó Patricia Gutiérrez.