Valoración:

iPad Pro 2021

Cuando los de Cupertino anunciaron su nuevo iPad Pro estaba claro que tenía todas las papeletas para ser un campeón. Después de probarlo durante varias semanas puedo corroborar que tengo entre las manos la mejor tablet que la compañía ha desarrollado en toda su historia.

Se trata de un dispositivo al que, sobre todo, no le falta potencia. Algo que por otro lado era más que esperable -o exigible-, dado que Apple ha introducido en esta generación de iPad Pro los chips M1, su nuevo procesador estrella que ya encontramos en la mayoría de los ordenadores de la marca y que les ha permitido despedirse de Intel, yo diría que incluso ganando rendimiento.

En la parte estética, por supuesto, también hilan fino. Eso es marca de la casa. El iPad Pro de 2021 bebe de sus anteriores hermanos en su diseño industrial, en mi opinión un acierto por parte de Apple, dando como resultado un ‘mini portátil’ elegante por todas las esquinas.

Pero, ¿es realmente un portátil? Desde luego es la intención de la marca. Y no será por su ‘tirón’ y arranque por lo que lo desecharíamos como tal. Tampoco por sus complementos -un lápiz y un teclado muy recomendables-. Sin embargo, su sistema operativo nos limita todavía. Te lo contamos todo en este análisis.

iPad Pro
iPad Pro
20BITS

Especificaciones técnicas iPad Pro de 12,9 pulgadas

  • Dimensiones: altura 28,06 cm, grosor 0,64 cm y ancho 21,49 cm
  • Peso: modelo Wi-Fi 682 g y modelo Wi-Fi + Cellular 684 g
  • Capacidad: 128 GB / 256 GB / 512 GB / 1 TB / 2 TB
  • Pantalla: multi-touch de 12,9 pulgadas en diagonal retroiluminada por mini-LED con tecnología IPS, Liquid Retina XDR
  • Procesador: Chip M1 de Apple, CPU de ocho núcleos con cuatro núcleos de rendimiento y cuatro de eficiencia, GPU de ocho núcleos, Neural Engine de 16 núcleos
  • RAM: 8 GB de RAM en los modelos con 128, 256 o 512 GB de capacidad, 16 GB de RAM en los modelos con 1 o 2 TB de capacidad
  • Cámara: gran angular de 12 Mpx y apertura de ƒ/1,8, ultra gran angular de 10 Mpx, apertura de ƒ/2,4 y campo de visión de 125°
  • Conectividad: Wifi 802.11ax (6ª gen.), doble banda simultánea (2,4 y 5 GHz) y HT80 con MIMO, Bluetooth 5.0
  • Colores: plata y gris espacial
  • Altavoces: 4, dos en la parte superior y dos en la parte inferior
  • Micrófonos: 5, tres en la parte superior, uno junto a las cámaras y uno en el lateral
  • Ranura para SIM: sí
  • Puertos: USB-C Thunderbolt
  • Geolocalización: brújula digital, Wi-Fi, microlocalización iBeacon. Modelos Wi-Fi + Cellular: GPS/GNSS integrado, redes móviles
  • Sensores: Face ID, escáner LiDAR, giroscopio de tres ejes, acelerómetro, barómetro, sensor de luz ambiental
  • Batería: batería recargable integrada de polímeros de litio de 40,88 vatios hora, hasta 10 horas de autonomía (9 horas en modelo Wi-Fi + Cellular)
  • Sistema operativo: iPadOS 14
  • Precio: desde 1.199 euros

Diseño industrial fantástico

En general, del iPad Pro me gusta (casi) todo, pero su diseño me encanta especialmente. El modelo de 2021 bebe de las dos anteriores generaciones en cuanto a su aspecto: líneas rectas y estilo industrial. Esa vuelta a las icónicas formas que gustaron tanto en los iPhone 5 -y que Apple ha introducido de nuevo en sus smartphones actuales también- me parece un acierto total, mucho más adecuado para una tablet como esta que los bordes redondos que veíamos antes, y que los de Cupertino han dejado solo para las versiones ‘más baratas’ y para los modelos Mini.

El minimalismo sigue siendo la baza más explotada de Apple en lo que se refiere a su iPad Pro: además de los mencionados bordes rectos tenemos pocos botones, un único puerto USB tipo C Thunderbolt y pantalla sin apenas marco. El botón de encendido y de desbloqueo queda en el lateral si lo utilizas en horizontal y en la parte superior si se utiliza en vertical. Encontramos cuatro altavoces, dos en la parte superior y dos en la parte inferior, y 5 micrófonos, tres en la parte superior, uno junto a las cámaras y uno en el lateral.

Como con el iPhone 12, el módulo de las cámaras sobresale un poco, pero si llevas el iPad con la funda queda encajado perfectamente. Funda que, por cierto, yo he podido probar también en su versión con teclado y que me parece una maravilla y uno de los pasitos que acercan a esta tablet a ser casi un portátil. Pero hablamos de eso más adelante.

Tenemos dos colores: gris espacial y plata. Yo he probado el plata con la funda blanca y me encanta. Por su puesto tampoco nos olvidamos del Apple Pencil, que queda imantado en el propio iPad.

Una de las cosas que más me gusta es que aunque lo lleves sin funda es bastante limpio y no se quedan las antiestéticas huellas, en parte también por su acabado mate. Ese mismo acabado también hace que tenga un buen agarre y que no resbale.

En cuanto al tamaño, con sus 12,9 pulgadas, tenemos entre las manos el iPad Pro más grande de Apple: mide 28,06 centímetros de alto, 0,64 centímetros de grosor y 21,49 centímetros de ancho y pesa unos 700 gramos, a lo que hay que sumarle el Magic KeyBoard -el teclado oficial de Apple para el iPad-, que son 700 gramos más. No obstante el peso es bastante correcto y se siente manejable.

Finalmente, y en la línea de lo que hace Apple en los últimos tiempos, no tenemos TouchID para el desbloqueo y el método biométrico utilizado es el reconocimiento facial. Aunque va bastante fino, cuando usamos el iPad en posición horizontal no siempre nos reconoce a la primera y muchas veces tendremos que meter manualmente el código. Esta puede que sea una de las cosas que menos me gustan de los dispositivos de los de Cupertino -ya bastante de cráneo me trae el iPhone cuando lo tengo que desbloquear en la calle con la mascarilla puesta-.

Además, ya que menciono el tema de la cámara frontal, que queda en un lateral en vez de en la parte superior cuando ponemos el iPad en horizontal, creo que esto es un fallo de diseño, ya que si usamos el dispositivo para trabajar normalmente lo pondremos en esa posición, lo colocaremos así para las reuniones de vídeo. Choca un poco que no cambien de lado la cámara.

iPad Pro
iPad Pro
20BITS

Pantalla: all in

Qué ganas tenía de echarle el guante a este iPad para probar una de las novedades introducidas y más esperadas: la pantalla mini LED, compuesta por miles de pequeños diodos de luz divididos en más de 2.500 zonas capaces de funcionar de forma autónoma -lo que significa que una zona puede estar encendida y la otra apagada, de manera independiente-. Es una barbaridad en lo que a contenidos e imágenes se refiere. Entre el tamaño del dispositivo y su calidad en el panel casi casi tenemos sensación de televisor.

Básicamente lo que hace el mini LED es acercar el LCD al desempeño de las pantallas OLED y, por tanto, mejorar el negro especialmente y ofrecer un gran contraste. Puede alcanzar los 1.600 nits de brillo, casi tres veces más de lo habitual. Y todo ello además sin olvidarnos de que hablamos de un panel Liquid Retina XDR con tasa de refresco de 120Hz.

Mantiene la resolución de la anterior generación, es decir, 2.732 x 2.048 píxeles con una densidad de 264 píxeles por pulgada, así como la tecnología (IPS), pero se aprecia diferencia sobre todo en el contraste y en la parte del color.

La mejor manera de probar hasta dónde llega esta pantalla es viendo imágenes y contenido audiovisual en ella -no notarás tanto la diferencia cuando navegues por internet o escribas un correo electrónico, pero es que dudo mucho que el objetivo fuera destacar ahí-. Es superior sin duda a cualquier otra de las tablets que he probado, incluso también que el 99% de los portátiles.

iPad Pro
iPad Pro
20BITS

Rendimiento: bienvenidos a la era del M1

La introducción del chip M1 de Apple es uno de los grandes cambios en el nuevo iPad Pro. Se trata del procesador que los de Cupertino han desarrollado para ‘librarse’ de Intel y que está presente ya en sus ordenadores de última generación. La potencia y rendimiento de esta pieza de ingeniería son de lo mejor que ha hecho la compañía en los últimos tiempos y, en mi opinión, el Apple M1 tira también muy bien con iPadOS.

Si tenías un iPad anterior desde luego se puede apreciar perfectamente la mejora que implica incluir este chip frente al A12Z Bionic, el procesador que montaba en 2020 la tablet de Apple. Pero, ¿en qué? Sobre todo en tareas que son más exigentes, especialmente en lo que a edición de fotografía y vídeo se refiere. Algo que por otro lado son los procesos que más desataca la marca para hacer con este dispositivo. Aunque también se nota a la hora de jugar e incluso en gestos cotidianos, como por ejemplo cambiar de aplicación o mismamente abrir una de ellas.

Acompañando al M1 hay una RAM de 8 GB en los modelos con 128, 256 o 512 GB de capacidad y de 16 GB en los modelos con 1 o 2 TB de capacidad. En mi caso he probado el iPad Pro de 512 GB de almacenamiento con 8 GB de RAM y es más que suficiente. Lo cierto es que este tipo de especificaciones no es algo que habitualmente se vea en una tablet y son más propios de un ordenador, lo que de nuevo indica ese ‘querer ser un portátil’ -y uno bueno- de la última tableta de Apple.

Dada esta potencia, cuando estés en pleno proceso exigente notarás que el iPad se calienta, sobre todo en las tareas que hemos indicado antes, pero el calor se disipa con rapidez en cuando lo dejamos descansar.

iPad Pro
iPad Pro
20BITS

Batería mejorada

El iPad Pro de 12,9 pulgadas tiene una batería recargable integrada de polímeros de litio de 40,88 vatios hora, lo que significa un pequeño aumento con respecto a la generación anterior, que tenía 36,71 vatios hora. Se carga por adaptador de corriente o por conexión USB-C a un ordenador. En el modelo Wi-Fi + Cellular, el que yo he probado, la marca promete unas 9 horas de autonomía.

Digo que la batería es mayor sobre el papel y, en la práctica, parece que también se mejora un poco. Trabajando a tope, puedes estar casi esas 9 horas que anuncia Apple sin tener que cargar la tablet. Eso sí, no es muy rápido a la hora de recargar la energía y tener la barra completa nos llevará unas 3 horas.

iPad Pro
iPad Pro
20BITS

Cámaras a lo iPhone

Si bien está claro que ni el iPad ni ninguna otra tablet son dispositivos normalmente cómodos para sacar fotos, lo cierto es que este equipo en concreto lleva buena tecnología fotográfica y eso siempre es de agradecer.

Las cámaras repiten la fórmula de sensor principal y ultra gran angular en la parte trasera, acompañada de un sensor TOF de profundidad, aunque hay cierta mejora con respecto al iPad anterior. Donde hay más novedades es en la cámara delantera, sobre todo en cuanto a sus funcionalidades. Si hablamos de especificaciones, la cosa quedaría así:

  • Cámara principal: sensor de 12 megapíxeles con lente con apertura f/1.8, estabilización óptica.
  • Gran angular: sensor de 10 megapíxeles con lente con apertura f/2.4 y 125 grados.
  • Sensor LiDAR ToF 3D
  • Cámara frontal: ultra gran angular con sensor de 12 megapíxeles y campo de visión de 122 grados, lente con apertura f/2,4.

Lo más ‘molador’ es la nueva función de la cámara frontal que es capaz de seguirte y ajustar el encuadre durante las videollamadas, de manera que aunque te muevas siempre estarás centrado. Aunque, claro, no tiene un mecanismo giratorio –como hemos podido ver en el reciente Echo Show 10 de Amazon-, por lo que si te vas del plano desaparecerás igualmente.

Dicho todo esto cabe destacar que aunque no creo que Apple piense que nadie va a enfocar el iPad a la fotografía este dispositivo lleva cámaras muy buenas, a la altura de la última generación del iPhone, por lo que puede sacar imágenes muy conseguidas.

Puede que la menos ‘pro’ de todas sea la cámara selfie, que sufre las consecuencias cuando no tenemos mucha luz natural y el resultado de las fotos lleva más ruido del que desearíamos. No obstante esto no pasa cuando estamos haciendo videollamadas y la imagen es buena en esos casos.

¿Es un portátil?

Vistas las características principales, ¿podríamos decir que tenemos delante la tablet más portátil del mundo? Sí, definitivamente sí. Pero eso no significa que lo consiga, al menos no siempre.

En primer lugar porque iPadOS es un sistema operativo nacido del entorno móvil, de manera que está diseñado de manera distinta a la que lo está el software de un ordenador. Básicamente olvídate de tener tu escritorio con tus carpetas y donde poder mover lo que te plazca, deja a un lado las ventanas y piensa en modo smartphone.

En segundo lugar, actualmente la mayoría de las personas trabajamos con un equipo portátil que conectamos a un monitor, ya sea en casa o en la oficina. Esto también se puede hacer con el iPad Pro, gracias al puerto Thunderbolt 3, que facilita la conexión en segundos. Lo que pasa es que el resultado es mejorable: por un lado, mantiene la proporción de la pantalla, dejando unas anchas y poco estéticas franjas negras a los lados y por tanto desaprovechando mucho espacio útil; por otro, se limita a replicar la pantalla, no dejando usar el iPad como una segunda pantalla.

Finalmente, a diferencia de los ordenadores, el iPad no te permite establecer varios perfiles, de manera que no puedes compartirlo con otros, ya sea en casa porque quieres usarlo como portátil familiar o en la oficina porque quieres, por ejemplo, que sea el equipo que se llevan los empleados cuando se van de viaje por pesar poco y ser cómodo de manejar.

Pero la potencia, el teclado añadido, el sistema de gestos para gestionar la pantalla y el Apple Pencil ayudan bastante a que la experiencia sea lo más parecido al uso de un portátil. Y, aunque no llegara a serlo, eso es porque no es un ordenador: es una tableta y como tal es inmejorable. Si además te da un poquito más, todavía mejor.

Resumen

PUNTUACIÓN 20BITS: 9,5/10


  • Lo mejor: es el iPad más potente de Apple sin duda, tiene la mejor pantalla del mercado en lo que a tablets se refiere y su diseño es maravilloso.

    Lo peor: es caro carísimo, con los accesorios no incluidos en el precio, y todo su potencial será aprovechado por perfiles muy específicos.

Visto todo, queda claro que opino que esta es una gran tablet, aunque no me termina de convencer como portátil… porque, claro, no es un portátil. Puede que el hecho de que tenga el apellido ‘Pro’ nos haga pensar que es un dispositivo profesional para uso laboral. Y lo es, es un equipo completo, solvente y potente, pero a la manera de una tableta y no de un ordenador.

¿Merece la pena comprarlo? Habría que pensarlo, porque pagas su precio. Aunque técnicamente es muy avanzado, el iPad Pro de 5ª generación es un producto muy de nicho. Eso, sin embargo, no significa que sea mal producto.

El trío al completo -iPad Pro, Apple Pencil y Magic Keyboard- hacen una orquesta perfecta, aunque claro no barata. La experiencia de uso, el rendimiento, la pantalla, la autonomía… todo es bueno en esta súper tablet, que para mí sin duda es la mejor que han hecho los de Cupertino. Pero todo esto puede que se quede a un lado si realmente no vas a aprovechar el dispositivo, y se me ocurren pocos perfiles en los que crea que se van a explotar de verdad todas sus posibilidades.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.