El ministro de Seguridad, Gustavo Aguirre, dialogó con El Ancasti en Andalgalá y confirmó que hubo una decisión del Gobierno de no reprimir para evitar enfrentamientos y violencia contra los manifestantes.

“Hubo una decisión del Gobierno de la provincia de no reprimir, fundamentalmente para evitar males mayores”, sostuvo.

“Todos saben que los días sábados hay una movilización de aquellos que no comulgan con la actividad, pero siempre ha sido de manera pacífica y la policía siempre ha participado con una presencia, tratando de garantizar dentro del espacio público la posibilidad que se expresen sus ideas y que el resto de la ciudadanía pueda circular. Este sábado, en particular, todo venía con una movilización pacífica y de pronto un grupo minoritario de ese sector cambió la metodología y decidió pasar a una instancia violenta y llevar adelante un atentado contra la empresa y contra el Partido Justicialista.

Gustavo Aguirre, Ministro Aguirre
Gustavo Aguirre, Ministro Aguirre

Según comentó, la policía intentó en un comienzo prevenir la situación, pero hubo una reacción por parte de los manifestantes y solicitó instrucciones a sus superiores. “Desde el Gobierno se pidió que no ejerzan ninguna acción de represión por la fuerza y mucho menos con armas de disuasión”, detalló el ministro de Seguridad.

Sobre los hechos de violencia, Aguirre expresó: “Vamos a trabajar a través de los mecanismos institucionales, que es el camino que corresponde para que estas personas tengan la sanción y la pena correspondiente”.

Con respecto a la situación institucional, dijo que hay “comunicación permanente del Gobernador con el Intendente, un diálogo verbal, y también un apoyo económico concreto que está enmarcado en la intención de tener una relación madura e institucional con todos”.