En el pasado, el rector de la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA), Flavio Fama, ya había manifestado su intención de participar como precandidato para un cargo Ejecutivo aunque sin precisar cuál. Finalmente, el titular de la casa de altos estudios ocializó su intención: apuntará a ser el candidato del radicalismo para suceder al jefe comunal Raúl Jalil en Capital.
La ocialización de su proyección política fue vertida en su fanpage de Facebook. En un posteo, Fama comentó que se había reunido con el personal no docente para comunicarles sobre su candidatura y su decisión de incursionar en la política partidaria.

Favio Fama, Oscar Castillo, Fernando Capdevilla
Favio Fama, Oscar Castillo, Fernando Capdevilla

“Me reuní con los no docentes que trabajan en el rectorado para contarles que estoy trabajando para ser candidato”, mencionó en el posteo y puntualizó: “Es mi decisión incursionar en política en la Capital dentro del radicalismo. Creo que quienes me acompañan en mi tarea de todos los días, deben ser los
primeros en saberlo”. Fama, horas más tarde publicó otro posteo: “Agradezco la invitación que me hicieron dirigentes y militantes del circuito 7 de la Capital, de la línea Celeste, para hablar de política, de mis intenciones de ser candidato y de mi visión sobre la Provincia y la ciudad”.
“El encuentro, que se realizó en la Fundación Centenario, fue muy positivo, ya que además estuvieron presentes referentes de la JR y de Franja Morada del circuito 7”, indicó en la publicación y cerró.

Ahora bien, el lanzamiento de la precandidatura de Fama no pasó desapercibida ni en el radicalismo ni en los partidos socios del Frente Cívico Social- Cambiemos. Creó cierto escozor y malestar, no solo dentro del radicalismo catamarqueño, sino que también habría repercutido en el PRO. Es que antes de la ocialización y, de acuerdo a lo que pudo reconstruir este medio, hubo una reunión
puntual. Especícamente el lunes, cuando en la sede de la línea Celeste se encontraron Fama, el senador nacional Oscar Castillo (referente del citado espacio interno radical) y el dirigente macrista Fernando Capdevila (actualmente a cargo de la UDAI Anses).
El mensaje que le planteó la línea Celeste puertas adentro y en ese encuentro fue claro. Fama tenía que apuntar directamente al Ejecutivo de la Capital, dejando de lado aspiración alguna para ocupar el sillón de Avellaneda y Tula.
Fue justamente ese lineamiento el que originó el malestar en gran parte del radicalismo catamarqueño.
En otras palabras, los celestes “pusieron” su candidato a intendente y las demás líneas que integran el radicalismo sintieron un destrato. Si bien existe un par de sectores que se encuentra por “fuera” del partido (el brizuelismo y el guzmanismo) los “orgánicos” proyectaban con algunas guras. A modo de ejemplo, Juana Fernández sumó al titular de la línea Morada, Roberto Gómez, como un precandidato para las venideras elecciones.
El cuadro de molestia también se trasladaría al PRO catamarqueño. Para el caso, en la foto que acompaña este artículo, se observa a un dirigente del partido macrista pero no al presidente del mismo. Según elucubraron en el FCS-Cambiemos, todo el contexto mencionado daría indicios de que en la coalición y puntualmente en el radicalismo se diriman las candidaturas en agosto. Dicho de otra forma,“iremos a las PASO”