El SOEM inició la semana con una jornada de “micropiquetes” en distintos puntos de la Ciudad exigiendo una mejora salarial superior a la que otorgó  por decreto el municipio capitalino del 35%.

En ese sentido, si bien eran contados los empleados municipales que estaban al frente de cada una de las mini protestas, la medida generó un verdadero caos vehicular, ya que cada uno de los cortes provocó largas filas de automóviles.

Ni la lluvia de las primeras horas de la mañana, logró apartar a los sindicalistas de las calle. Estuvieron hasta cerca del medio día. Las medidas se concretaron al frente de dependencias municipales ubicadas en distintas partes de la ciudad.

De acuerdo a un relevamiento que realizó El Ancasti, los micro cortes se concretaron en calle Primero de Mayo frente al Palacio Municipal,; en Caseros y Prado frente a la Dirección de Inspección General; en Avenida Ocampo frente al Complejo Cultural Urbano Girardi; en Maipu Norte , frente a la Dirección de Tránsito; en  Avenida Acosta Villafañe, frente al ex predio de Higiene Urbana ,e Hipólito Yrigoyen y Florida ,frente a los talleres de Obras Públicas.

Mientras se desarrollaban los “micropiquetes”, el secretario general del gremio, Walter Arévalo, realizó una conferencia de prensa, donde reiteró el rechazo al aumento del 35%. Sin embargo, no descartó entablar una nueva mesa de diálogo con el municipio para llegar a un acuerdo.

Para empezar, afirmó que las medidas de fuerza que se realizan desde la semana pasada, tienen un acatamiento “importantísimo” producto del malestar de los trabajadores. En ese marco, adelantó que si no hay un acuerdo con el municipio, las protestas seguirán.

Dijo que a la modalidad implementada ayer, “se sumarán más áreas municipales” y que la semana que viene, los cortes serán directamente en el microcentro.

Sobre el aumento, sostuvo que lo que rechaza el gremio son “las formas”. “Con este aumento en tres cuotas, cuando el trabajador cobre la última parte en septiembre, la inflación ya se lo habrá comido”, dijo.

El gremialista indicó que en tres cuotas solo podrían aceptar un aumento cercano al 60%. “Eso equipararía la inflación cuando se esté pagando la última parte”, dijo.

En este marco, sostuvo que “se podría poner a consideración de los trabajadores” un incremento del 35% en una parte “como el que otorgó el gobernador Raúl Jalil a sus funcionarios”.

Más adelante, afirmó que los dichos del secretario de Gobierno, Fernando Monguillot, sobre que los funcionarios municipales no cobraran el aumento “son solo eufemismos”.

“La Carta Orgánica municipal dice que el intendente cobra el 95% del gobernador, así que si el gobernador se aumento el sueldo, ellos también”, afirmó.

En la conferencia de prensa, Arévalo también detalló que el gremio realizó una presentación en la Dirección de Inspección General por actas acuerdo que habrían sido incumplidas por parte de la Municipalidad. Estas actas, se firmaron el año pasado y están vinculadas al pago de adicionales para trabajadores de áreas específicas , que según el dirigente no se cumplieron. El gremialista adelantó que esto se judicializará.