Un grupo de feriantes protestó ayer, en la rotonda de ingreso del Santuario de La Gruta de la Virgen del Valle, molestos tras conocer cómo acceder a los nuevos locales comerciales, inaugurados recientemente por el municipio y entregados en su administración a la Iglesia. Los feriantes que están hace 20 años vendiendo en el arco de ingreso a La Gruta reclamaron claridad en los contratos de alquiler que les propuso la iglesia, ya que no figuraba los montos por mes y los mismos se renovarían cada 2 años.

Molestos, los puesteros indicaron que conocen que los puestos deben mantenerse, pero que hasta ayer no conocían cual era el precio que deben pagar y si todos podrán ocupar un lugar en la zona comercial.

“Somos feriantes que trabajamos en La Gruta siempre de manera precaria, nunca nos dejaron construir sufriendo inclemencia del tiempo. Nosotros trabajamos hace más de 20 años y durante la gestión de Jalil como intendente nos dijo que nos haría locales y anunció este centro comercial y que esos puestos iban a ser para nosotros a través Saadi (como intendente ahora), también dijo que el centro comercial es para nosotros, pero esto al parecer no es así. Desde el obispado nos dicen que hay un modelo de contrato, un modelo de alquiler y por 24 meses”, explicaron los feriantes a viva voz ayer durante la protesta.

Agregaron que en el contrato no figura el monto que deben pagar mensual, pero aclara que se moverá el mismo de acuerdo a la inflación en el país, algo que los dejó muy preocupados por tener que firmar sin saber en detalle el monto.

“Sería una relocalización y no un alquiler, eso nos dijeron primero, que era un lugar más digno para nosotros, pero ahora el obispado nos ofrece un contrato de alquiler cada 2 años y nos pueden decir no más, es un mamarracho, no hay cláusulas de renovación, ni monto de cuotas, ni nada”, dijeron molestos.

“Es un contrato ofensivo, nos dicen pasemos a firmar y nada más, como si fuera una obligación o como si no tuviéramos derecho a nada”, repudiaron en medio de la protesta.

Durante el repudio, los feriantes agregaron que las máquinas avanzan para trabajar en la zona del Santuario, mientras turistas se acercan a ver a la Virgen, siendo esto peligroso. También, contaron que ayer una máquina desplomo parte de una pared mientras había gente en la zona.

 

Condiciones 
El año pasado, desde la secretaría de Turismo y Desarrollo Económico de la municipalidad de la Capital, se había dado a conocer que al ser un complejo turístico la zona de La Gruta y por estar en la Capital, la administración iba estar a cargo de la comuna capitalina. Mientras los locales comerciales recientemente ahora inaugurados, serian concursados por quienes pretendiesen ocuparlos, sean o no feriantes del lugar, con prioridad quienes tengan mayor experiencia en el rubro que deseen instalar. “Todos los feriantes actuales y quienes están interesados deberán concursar, esto implica qué tipo de negocios desea ubicar, cuál es la propuesta de valor que pondrán en el lugar. Queremos que sea un sector de compra y que sea lindo para ir a pasear al lugar”, habían anunciado en Radio Ancasti el año pasado desde la mencionada secretaria.

Ahora, tras el anuncio oficial que la administración pasa al Obispado, no se informó cómo será la contratación de los locales comerciales, de hecho los feriantes aseguran desconocer este tipo contratos ofrecidos por la iglesia. Ante esta situación elaboran un petitorio solicitando colaboración al municipio y a la provincia.