A través de un decreto, la Cámara de Diputados implementó un sistema de becas estudiantiles dirigidas a alumnos de todos los niveles, desde el inicial hasta el universitario, como paliativo por la situación sanitaria. Cada uno de los 41 diputados podía elegir hasta dos beneficiarios para recibirla, y el aporte sería de hasta $5.000 por cuatro meses. Hoy vence el plazo para que se presenten todos los requisitos. En total serán casi $2.000.000 destinados a este programa.

El decreto nº324/21 que creó estas becas fue firmado por la presidente de la Cámara, Cecilia Guerrero (FT), el 29 de junio de este año. Allí se determinó que los beneficiarios fueran alumnos de los niveles inicial, primario, secundario, terciario o universitario que cursaran en la gestión pública o privada y residieran en Catamarca. Se trata de un programa “tendiente a brindar ayuda financiera que estimule el ingreso y la permanencia en el sistema educativo de aquellos alumnos pertenecientes a familias de bajos recursos que muestren buen desempeño académico”.

Además, el objetivo es “mejorar las oportunidades de los estudiantes para la accesibilidad a la educación bajo la modalidad de la dualidad presencial-virtual del presente año lectivo”, se fundamentó.

El valor de la beca es de hasta $20.000 a pagarse en cuatro cuotas iguales, mensuales y consecutivas de hasta $5.000 en los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre. Solo podía acceder un beneficiario por familia y el pago estará a cargo de la Dirección de Política Social.

Para acceder a ella, los alumnos debían pertenecer a familias cuyos ingresos no superen los tres salarios mínimos, debían presentar certificado de alumno regular, fotocopia de DNI, tener domicilio en Catamarca y presentar declaración jurada de núcleo familiar. Estos requisitos debían presentarse hasta el 31 de julio, pero finalmente el plazo se prorrogó hasta hoy por el receso en la Cámara y las vacaciones de invierno en las escuelas, y la universidad impedían cumplir con el certificado de alumno regular.
Curiosamente, con el decreto de prórroga también se eliminó el requisito de pertenecer a una familia que no supere los tres salarios mínimos.

Estas becas podrán suspenderse en caso de abandono de los estudios, en caso de que se fije domicilio fuera de la provincia, o en caso de que se descubriera un falseamiento de la documentación presentada. Sin embargo, el decreto no detalla de qué manera se comprobará el cumplimiento de estas causales de suspensión, ya que no precisa que los certificados deban presentarse mensualmente.

Según pudo conocer El Ancasti, cada diputado tenía un cupo de dos alumnos para presentar a esta beca. En tal sentido, a razón de 20.000 pesos por 82 posibles beneficiarios, la Cámara de Diputados habrá pagado a noviembre de este año 1.640.000 pesos en aportes estudiantiles.