Un equipo de investigación de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Shanghái ha desarrollado una computadora cuántica que completa un cálculo que tardaría más de 8 años en resolverse en una computadora tradicional en poco más de una hora. Con este invento, China supera una vez más a los qubits superconductores de Google de 2019 que necesitan un flujo de corriente para el cálculo.

La primera vez que un equipo chino adelantó el modelo de Google fue en 2020, cuando usaron qubits fotónicos que dependen de la luz y que tienen operan más rápidamente. Este hito asiático fue dirigido por Jian-Wei Pan, el mismo investigador que ahora dirige el nuevo estudio.

Mediante estas dos investigaciones, China ha demostrado en los dos últimos años que encabeza la computación cuántica, adelantando a Google en el desarrollo de esta tecnología.

El nuevo estudio, publicado en ArXiv, muestra la ventaja cuántica que el equipo de científicos chinos ha conseguido a través de qubits superconductores en un procesador cuántico bautizado con el nombre de ‘Zuchongzhi’.

Zuchongzhi es una computadora programable 2D capaz de manipular hasta 66 qubits a la vez. Gracias a ello, el ordenador cuántico logra resolver problemas mucho más velozmente que los superordenadores clásicos.

Nuestro trabajo establece una ventaja computacional cuántica inequívoca que es inviable para la computación clásica en un periodo de tiempo razonable –explican los investigadores en su estudio-. La plataforma de computación cuántica programable y de alta precisión abre una nueva puerta para explorar nuevos fenómenos de muchos cuerpos e implementar algoritmos cuánticos complejos”.

El problema que el equipo de la investigación presentó a su invento fue aproximadamente 100 veces más complejo que el resuelto por el procesador Sycamore de Google en 2019. Esto se sabe porque Sycamore tuvo que emplear 54 qubits, mientras que Zuchogzhi ha usado 56 qubirs.

Al aumentar el número de qubits, se demuestra que el rendimiento del procesador mejora exponencialmente.

Aunque las cifras de Zuchingzhi estén muy por debajo de los 76 qubits fotónicos que el equipo chino de 2020 empleó para su demostración, el procesador del año pasado no era programable, al contrario que Sycamore o Zuchongzhi.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.