Dos presuntos arrebatadores fueron aprehendidos el viernes por la noche por efectivos de la comisaría Novena, el vehículo en el que se trasladaban quedó secuestrado y el botín fue recuperado.
Según fuentes policiales, los numerarios policiales tomaron conocimiento del hecho a través del Comando Radioeléctrico, donde se informó de un requerimiento  en el barrio 50 viviendas Sur.
Allí, una mujer de 60 años manifestó que personas desconocidas le habrían arrebatado una cartera de colores negro y verde, que contenía un teléfono celular marca Samsung Galaxy J-1, de colores blanco y negro, un par de anteojos, una  tarjeta SUBE y documentación varia y, a raíz del ilícito la mujer habría sufrido una caída por lo que fue asistida por facultativos médicos del minihospital Carlos Bravo.
Minutos más tarde, luego de un amplio recorrido por la zona y con las características brindadas por la damnificada, en inmediaciones del  barrio 80 viviendas Sur, los policías lograron aprehender a dos jóvenes de apellidos Díaz y Moya, de 18 y 20 años, quienes circulaban a bordo de una motocicleta Honda CG Titán 150 cc., de color rojo, que quedó en calidad de secuestro.
Al momento de realizarles la requisa correspondiente, el personal interviniente encontró entre sus pertenencias los elementos sustraídos, que también fueron incautados, en virtud de lo cual fueron alojados en la dependencia policial a disposición de la Fiscalía de Instrucción en turno y se invitó a la sexagenaria a radicar la denuncia penal correspondiente en la Unidad Judicial Nº 9.