Una vecina de la zona norte de la ciudad informó que efectivos de la Comisaría Octava ingresaron a su casa y la golpearon, al igual que a su hijo menor de edad.

En diálogo con este diario, la mujer -que pidió mantener en reserva su identidad por temor a represalias-, explicó que sucedió el viernes a las 19.30, aproximadamente, en su casa del barrio La Esperanza, en la zona norte de la cuidad.

Admitió que ese día estuvo reunida con familiares “porque festejamos mi cumpleaños, y le pedí a mi hijo adolescente que vaya al quiosco, ubicado a pocos metros, a comprar algo. Y lo agarraron efectivos del Grupo Kuntur y efectivos de la Comisaría octava”.

Sostuvo que su hijo de 16 años regresó corriendo a la casa con un golpe en la frente. “Llegó gritando y cuando intenté salir a la calle para ver qué había pasado entraron los policías, dando empujones y golpes. Querían sacar a la calle a mi hijo y con mi hermana intentamos impedir que lo hagan”, señaló.  Comentó que a pesar de los esfuerzos “a los dos nos subieron al móvil policial y a él le dieron muchos golpes. Nos dijeron que nos arrestaban porque estábamos en la calle fuera del horario de circulación cuando eso no es verdad”.

Aseguró que también recibió golpes mientras era trasladada a la Comisaría Octava. “Me golpearon en los tobillos y en las rodillas. No sé por qué si no les hicimos nada”, remarcó. Sostuvo que el momento de la revisación médica su hijo dijo que no recibió golpes “porque lo amenazaron los mismos policías”, y que luego de las actuaciones médicas el chico fue derivado al Centro de Admisión y Derivación. “Durante la noche nos liberaron a los dos. Desde entonces intenté hacer la denuncia penal por los apremios en la Unidad Judicial N°8 y en Fiscalía pero en los dos lugares se negaron. Me hicieron esperar un montón y no me la recibieron porque, según me dijeron, no tenían escribiente”.

En los últimos meses y en el marco de la pandemia se multiplicaron las denuncias por presuntos hechos de brutalidad policial, la mayoría durante operativos tendientes a hacer cumplir las medidas de restricción de circulación.