El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ha alertado este viernes sobre el uso de las aplicaciones de videoconferencia, que han cobrado un notable protagonismo en la crisis sanitaria de la Covid-19 y ayudan a estar en contacto, pero se deben seguir unas pautas básicas para no tener problemas de seguridad.

“Con el cole en casa, muchos docentes y familias hemos empezado a utilizar las videollamadas para estar en contacto y mejorar el seguimiento educativo“, han informado desde el Incibe por medio de un comunicado.

Sin embargo, advierte de que también están surgiendo nuevos problemas, como la irrupción de personas desconocidas en una sesión para molestar a los asistentes o la difusión de grabaciones de educadores y compañeros sin consentimiento.

Por tanto subraya que aunque en general son herramientas útiles y de uso sencillo, no están exentas de riesgos de seguridad.

“Si no tenemos en cuenta algunas pautas básicas, nos podemos encontrar con sorpresas desagradables, como cuando instalamos una app que no es la oficial que podría infectar nuestro dispositivo y nos robarían nuestras cuentas bancarias o secuestrarían nuestros datos a cambio de un rescate”, aseguran desde el centro tecnológico con sede en León.

Uno de los problemas que está teniendo mayor relevancia mediática es el de la irrupción en la clase virtual de alguna persona desconocida “para trolearla, insultar, mostrar contenido inapropiado e incluso dañar psicológicamente al alumnado con contenidos especialmente hirientes como es el caso de escenas extremadamente violentas o de abuso sexual a menores”.

Advierte de que aún limitando la entrada, siempre puede pasar que uno de los asistentes comparta los datos de acceso a la videoconferencia con otras personas para que accedan a la clase con malas intenciones o se hagan pasar por un compañero.

Además, precisa que cualquiera dentro de esa sesión puede grabarla sin nuestro conocimiento para luego difundirla, crear memes ofensivos, alimentar una campaña de ciberacoso contra un compañero o incluso dañar nuestra propia intimidad y honor en las redes sociales.

Para evitarlo lo primero, aconseja descargar la aplicación correcta, para lo que se ha de acudir siempre a la página web oficial.

Si estamos en un dispositivo móvil habrá que acudir siempre a la tienda oficial de aplicaciones Play Store o App Store y mantenerla siempre actualizada.

A continuación, la aplicación pedirá crear una cuenta de usuario y es importante que le asigne una contraseña “robusta” y que sea diferente de las que se empleen en otros sitio, recuerda el Incibe .

Puntualiza que si se utiliza un gestor de contraseñas “resultará más sencillo” ya que solo habrá que acordarse de una contraseña maestra.

Además, siempre que sea posible, aconseja habilitar la verificación en dos pasos, y, cuando sea posible, configurar una contraseña de acceso a la reunión, e igual que la URL de acceso a la misma nunca debe compartirse.

“De hecho, lo ideal es mantenerlas secretas hasta momentos antes de empezar, facilitándoselas a las personas asistentes por medios seguros, por ejemplo, con una llamada telefónica”, concluye.