Zuckerberg intenta explicar por qué permite en Facebook a los negacionistas del Holocausto