Con motivo de celebrarse un nuevo aniversario de la institución y día del empleado penitenciario, el Ministro de Seguridad Gustavo Aguirre encabezó junto al Secretario de Seguridad Martin Miranda y el Director del Servicio Penitenciario Prefecto General Guillermo Horacio Galván, del acto oficial de conmemoración, que por razones preventivas se realizó ante un reducido grupo de representantes de la institución.

En su discurso, el ministro aprovechó la oportunidad  para destacar y agradecer al personal por su gran esfuerzo y sacrificio demostrado en esta pandemia.

Así sostuvo: “Quiero agradecerles por el compromiso enorme que han demostrado en estos momentos tan difíciles que hemos tenido que atravesar, felicitarlos por la entereza con la que han asumido su responsabilidad con todos los riesgos que ello conlleva. Sin embargo, hemos visto, día tras día, guardia tras guardia, como ustedes con valentía, compañerismo y por sobre todo con vocación de servicio, han sabido llevar adelante estos desafíos de la mejor manera. Pido a Dios y a nuestra Virgencita del Valle siempre los proteja.

También dedicó un párrafo especial a las familias de los agentes penitenciarios. «Quiero extender nuestro agradecimiento a sus familiares que los acompañan siempre, que los necesitan y a pesar de todo les brindan su apoyo incondicional, ya que son el pilar fundamental para poder llevar a cabo esta gran tarea. A ellos, muchas gracias por el sacrificio de esperar pacientemente el retorno al hogar.”

Por último el ministro agregó. “Hemos tomado firmes decisiones,  nos hemos organizado para hacer frente al desafío de la pandemia, pero los que han estado al frente de esto han sido ustedes, por eso hoy mi reconocimiento y de nuestro gobernador Raúl Jalil, para seguir contribuyendo hacia un servicio penitenciario cada vez mejor, y emprender las  reformas y transformaciones que se necesitan.”

Un poco de historia:

Corría el año 1805 y ya se hacía referencia a la cárcel de Catamarca, que funcionaba en los claustros del cabildo de la ciudad, y tal como rezaba el acta capitular n° 12 de noviembre de 1812, los integrantes del cabildo decretaron las reglamentaciones para el funcionamiento de la real cárcel de Catamarca. Posteriormente en 1915, el interventor federal Carlos Aldao traslada sus instalaciones a la avenida Güemes y virgen del valle, convirtiéndolo en el instituto de rehabilitación Dr. Julio Herrera hasta el año 1991, en donde cambia su denominación a Servicio Penitenciario Provincial. Adquiriendo su forma jurídica, conforme a la ley penitenciaria nacional en el cual a partir de febrero del 2008, tiene su asiento en la localidad de Colonia del Valle, con un edificio que se ajusta a los lineamientos jurídicos, en el gobierno del Sr. Julio Herrera aprueba el primer reglamento para la cárcel pública, el que tuvo vigencia hasta el año 1911 momento en el cual, el instrumento modificado por el gobierno del Dr. Correa incorpora una completa disposición de cargos y funciones ajustado a las necesidades del recinto carcelario de aquella época.