Una operación de cataratas, el motivo por el que la reina Isabel II lleva gafas de sol