Las sedes afectadas son las de Avilés y La Coruña, en el norte de España, que -según la empresa- son las “menos productivas” debido a sus “problemas estructurales inherentes”.
Fuente: Telam (Flashes de noticias)