Una furgoneta y empleados del consulado, nuevas claves en el caso del periodista saudí asesinado