Una cámara de seguridad recoge cómo unos gatos notan un terremoto segundos antes de que se produzca