Un tribunal da la razón a una musulmana que se negó a dar la mano en una entrevista de trabajo