Jay Burke es un niño de 10 años con síndrome de Down que hace unos días cumplió uno de sus sueños. Estaba en un supermercado de la cadena Tesco en Bradford, Inglaterra, cuando mientras sus padres hacían cola en la caja se puso a jugar en una de de las cajas que estaban cerradas. El padre de Jay intentó convencer al niño de que lo dejara, y fue entonces cuando se llevaron una sorpresa.

El encargado del supermercado llamó a Jay y le invitó a ponerse en el puesto del cajero para que él mismo pasara toda la compra por el lector de precios, cumpliendo uno de los sueños del niño.

David, el padre de Jay, agradeció en un reportaje de la BBC el gesto de los responsables del supermercado, gracias al cual Jay “tocó el cielo”. “Si tienes un hijo con necesidades de aprendizaje sabes qué traumático puede llegar a ser estar en un lugar como un supermercado lleno de gente“, dice David Burke, que destaca por ello la amabilidad y sensibilidad de los trabajadores del Tesco.

Fuente: 20Minutos