Un niño de 10 años es imputado en Francia por un incendio con cuatro muertos y nueve heridos