Un millón de estudiantes reclaman un mayor control de acceso a las armas en EE UU