Un jugador de rugby lleva diez años tetrapléjico tras aceptar el reto de comerse una babosa del jardín