Un delfín en celo asusta a los turistas y obliga a prohibir el baño en una playa francesa