Trump y Kim iniciaron su histórica cumbre con un caluroso apretón de manos