Tres años de cárcel para un keniano que mató a mil gatos para vender su carne