Durante la ceremonia, realizaron el juramento de fidelidad tres seminaristas que serán ordenados Diáconos, el próximo viernes 26 de marzo, a los pies de Nuestra Madre del Valle.

El viernes 19 de marzo, culminaron las fiestas en honor de San José en el Santuario del Santísimo Sacramento y Nuestra Señora del Valle – Catedral Basílica, enmarcadas en el Año Santo dedicado a conocer y reflexionar sobre su figura al cumplirse los 150 años de su proclamación, por el beato Papa Pío IX, como Patrono de la Iglesia.  

Los actos de la jornada comenzaron con la procesión por el interior del templo llevando en andas la imagen que se venera en el Colegio del Carmen y San José. En el trayecto se rezaron con devoción los misterios del Rosario.

A las 20.00 se celebró la Santa Misa, presidida por el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, y concelebrada por el Rector y el Capellán del Santuario y Catedral Basílica, Pbros. Gustavo Flores y Luis Páez, respectivamente.

En el transcurso de la ceremonia litúrgica realizaron el juramento de fidelidad los seminaristas Juan Marcos Bellomo, Ramón Carabajal y Martín Brizuela, quienes serán ordenados Diáconos, el próximo viernes 26 de marzo.

También se sumó a la acción de gracias en este día, personal del Colegio del Carmen y San José que este año se acogió a la jubilación, acompañados por religiosas y miembros de la comunidad carmelita que brinda un valioso servicio educativo en Catamarca.

En el inicio de su homilía, Mons. Urbanc resaltó que “durante toda esta novena, la imagen de San José, que ocupa el lugar donde supo estar por muchos años -desde que se hizo Catedral hasta que se construyó el Camarín- la imagen de la Virgen del Valle, fue colocada en el Presbiterio para poder honrarlo en este año tan particular. Es un año dedicado por el Papa Francisco al esposo castísimo de María, desde el pasado 8 de diciembre hasta igual fecha de este año, dando gracias porque desde hace 150 años el papa beato Pío IX, lo declaró Patrono de la Iglesia Católica. Y tenemos que destacar este rol, esta misión de San José en la Iglesia”.

Luego expresó que “la figura de San José es riquísima por donde la busquemos, porque parte de algo fundamental que es el silencio. No conocemos de él ni una palabra, en los Evangelios, si bien lo mencionan, jamás han transmitido una palabra suya, sencillamente acciones que ha realizado en obediencia a Dios”.

También dijo que “San José es el varón justo, que en el sentido bíblico es el que se ajusta a Dios, el que encaja perfectamente en el plan de Dios, y quien se ajusta a Dios no se equivoca. Se ajusta al Dios que es misericordioso, que es amor, vida, servicio, al Dios que cuida”.

En otro tramo de su reflexión, el Obispo manifestó que “José es un digno descendiente de Abraham, nuestro padre en la fe, y un digno descendiente de del rey David, con quien Dios hizo un pacto, una nueva alianza”.

Asimismo, señaló que “el Papa Francisco no se cansa de repetir muchas veces cómo tenemos que cuidarnos los unos a los otros. Y San José cuida y protege a María, su fama de mujer, esposa y madre. Él recibe al Niño, lo protege, lo educa; todo en silencio, poniendo toda su libertad al servicio del plan de Dios, aunque no lo entienda”.

Finalmente, hizo alusión a que  en este día de Solemnidad, “están entre nosotros tres candidatos a ser ordenados diáconos, quienes harán su profesión de fe públicamente frente a toda la comunidad”. En este sentido, invitó a todos los presentes y a quienes seguían la celebración a través de las redes sociales, a que “los acompañemos y recemos mucho por ellos: Juan Marcos Bellomo, Martín Brizuela y Ramón Carabajal”, y consideró que “es una bendición de Dios en este año de Fray Mamerto Esquiú tener esta dicha. Ellos estuvieron realizando sus ejercicios espirituales y culminan acá, en la Iglesia Catedral, en el día de San José, haciendo su profesión de fe, que los asemeja a la fe de José, Abraham y la Santísima Virgen María”.

Pidió “a todo el pueblo de Dios que rece por todos los que van a ser pastores para que tengan siempre una gran fe, una alegre esperanza y un encendido amor a Dios y al prójimo”.

Después del rito de la profesión de fe por parte de los futuros diáconos, continuó la celebración como es habitual.

Antes de la bendición final, integrantes de la comunidad educativa del Colegio del Carmen y San José realizaron su consagración frente a la imagen del Santo Patrono.

El canto marcó el cierre de la Solemnidad en honor del Patrono de la Iglesia Católica.