Sin acuerdo por el presidente, el independentismo catalán entra en un callejón sin salida