En la noche de ayer, mientras personal de la División Sustracción Automotores de la Policía de la Provincia llevaba a cabo tareas investigativas por el barrio Parque Norte, en relación a un automóvil Chevrolet Corsa, de color blanco, observó que el rodado mencionado estaba estacionado frente a un domicilio de la zona, por lo que de inmediato los policías se entrevistaron con el propietario y, tras realizar una inspección y la consulta de rigor en el sistema nacional, determinaron que la numeración de motor no coincidiría con el dominio colocado en el vehículo, como así también con la documentación que su poseedor exhibía en ese momento, y que la numeración del motor le habría sido asignada a otro automóvil de iguales característica, el cual poseía un estado registral de baja del automotor para destrucción sin desguace, de fecha 11 de enero del 2.017.Finalmente, el auto quedó en calidad de secuestro a disposición de la Fiscalía de Instrucción en turno, desde donde se impartieron las medidas a seguir.