El juez del Supremo Pablo Llarena basó su decisión en el “riesgo de reiteración delictiva”, al subrayar que los delitos de rebelión o sedición por los que Sánchez está siendo investigado se desplegaron precisamente desde actuaciones legislativas y ejecutivas “claramente ilegales”.
Fuente: Telam (Flashes de noticias)