Sarkozy, imputado por financiar con dinero libio su campaña de 2007