La Municipalidad de la Capital está llevando adelante un programa de intervención en las esquinas, que tiene como fin revitalizar y permitir el desenvolvimiento de las diversas actividades que se llevan a cabo en las arterias, mejorando la seguridad vial.

Ordenando la trama circulatoria vehicular en el área y la regulación de su intensidad y velocidad, se apunta a jerarquizar las esquinas, priorizando la circulación y la estancia de los peatones y no del automóvil como hasta hoy en día.

El objetivo se logra transformando el cruce de calles, visto como una situación crítica, en sitio de reunión e interacción social, y generando dársenas de estacionamiento, ordenando así los límites físicos en donde pueden detenerse los automóviles, quitando la posibilidad que estos invadan las sendas peatonales.

Tendiendo a la mejora de la calidad de ambiente, a la jerarquización del espacio y el paisaje urbano, esta nueva conformación de las esquinas aumenta el ángulo de visión de los conductores y amplían el área de circulación de los peatones. Además, estas ampliaciones de esquinas servirán de soporte a postes de cámaras del sistema 911 propiciando que los diferentes servicios aéreos y las copas de árboles entorpezca la visibilidad de las cámaras.

Cada intervención contará, una vez finalizada totalmente, con delineadores, tachas y mobiliario urbano, como macetas y cestos de basura.

El proyecto contempla inicialmente la ampliación de las veredas en las esquinas de la calle Ayacucho y Perú, Ayacucho y Rojas . Maipú y Prado, Sarmiento y Rojas, Tucumán y Rojas, Caseros y Esquiú, Rivadavia y Esquiú, y Vicario Segura y Esquiú.

El trabajo consistirá en la equiparación de niveles de calzada y vereda en las ochavas de las calles mencionadas, generando una ampliación que permita la circulación peatonal y la formación de espacios con equipamiento urbano.

Para ello se procederá a completar la diferencia de nivel existente entre calzada y vereda, unificando los solados, y manteniendo las condiciones de pendientes, gálibos y desagües existentes en la actualidad.

Los trabajos en vereda y calzada incluirán todas las tareas necesarias para alcanzar los niveles de solado terminado especificados en planos, no pudiendo presentarse saltos, desniveles, rampas, escalones ni ninguna otra discontinuidad que no se halle especificada en planos.

La ampliación de veredas comprende una nivelación sobre el pavimento existente a realizarse con un contrapiso de hormigón, copiando su curvatura, y un solado de mosaico tipo: 8 vainillas, color gris con terminación rugosa.

Los desagües pluviales se resolverán sobre el cordón cuneta existente al cual se le agregará un nuevo cordón a 10 cm. del existente, conformando un canal por donde circulará el agua de lluvia. Todo el escurrimiento, tanto de las veredas como de la cinta vehicular tendrá pendiente hacia ese desagüe pluvial en forma superficial.