El vicegobernador Rubén Dusso participó del encuentro virtual organizado desde el Taller Sudamérica UBA y el Taller Metropolitano UNC.

Es en conmemoración de los 20 años del programa S.O.S. Ciudades, exponiendo ante profesores y alumnos universitarios de diferentes ciudades del país acerca del Corredor Bioceánico Ferroviario NOA Centro por el Paso de San Francisco.

Al inicio de su exposición, el vicegobernador catamarqueño dio su saludo a todos los presentes para comenzar a hablar sobre la importancia que hoy ha tomado el proyecto para el norte argentino y sobre las experiencias de acercamiento.

“El proyecto del Corredor Bioceánico hoy es una de las prioridades que se han establecido en el Parlamento del Noa, que hemos formado entre las provincias del Norte, y que ahora se extiende debido a la formación del Norte Grande, que sumando Noa y Nea reúne 10 provincias argentinas”, dijo el vicegobernador.

“En todo este tiempo, desde que asumió Lucía Corpacci, se ha hecho una relación mucho más estrecha con lo que es la región de Atacama (Chile) y la región conformada bajo el nombre de Atacalar, que se ha extendido tomando parte las provincias del Noa, algunas provincias del Centro, como Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, haciendo más tarde contacto con las provincias de Unam, en China. Desde oriente vinieron técnicos, recorrieron las obras, se hizo un anteproyecto, nos ofrecieron financiación, pero cuando asumió el presidente Macri y llegamos a hablar con él, terminó diciendo que el proyecto era muy interesante pero que era un negocio privado. O sea, algo que da vuelta la matriz productiva y que revierte las asimetrías que abre la desconcentración, que permite que el país no tenga solo una salida por el Atlántico sino también por el Pacífico, lejos de un negocio privado debe verse como una cuestión de Estado, tal como lo dijo nuestro presidente Alberto Fernández durante su campaña, confirmándolo ahora en la última apertura de sesiones ordinarias”, expresó Dusso.

“Luego del trabajo realizado junto a Lucía, al asumir esta nueva gestión, el gobernador Raúl Jalil tomó la posta delegándome la responsabilidad de llevar adelante esta tarea dentro de la provincia, con su apoyo y supervisión constante”, manifestó el vicegobernador.

Respecto al tratamiento plural del proyecto en la actualidad, el Dusso explicó que, con el recientemente creado FOVIRA, Foro del Vicegobernadores de la República Argentina que preside la vicegobernadora de la provincia de Buenos Aires, Verónica Magario, existe una comisión para tratar cada política de estado decidida como prioritaria por dicho foro y Catamarca es quien preside la del Corredor Ferroviario Noa-Centro.

Reparación histórica

El vicegobernador catamarqueño hizo un espacio en su exposición para explicar, junto a la necesidad de las obras férreas que el proyecto implica, el significado histórico que desde su visión tiene la obra en sí.

“Hablamos de una reparación histórica por que los ferrocarriles, aquí en Catamarca, arribaron a principios del 1900, llegando hasta Tinogasta y, de pronto, así como nuestro Presidente habla de desconcentración económica y de recuperar las economías regionales, de que haya más federalización, de que podamos romper con las asimetrías, hubo otro gobierno que se ocupó, por el contrario, de la concentración económica y de tirar por la borda todo lo que tenía que ver con economías regionales. Eso ocurrió en el año 1978, en pleno proceso militar, donde se levantó el ferrocarril que llegaba hasta Tinogasta. Entonces ahora se están recuperando vías, pero Catamarca y La Rioja quedaron un poco de lado. Necesitamos que se recuperen vías desde Chamical a Patquía, de allí a La Rioja, luego a Villa Mazán, y de Recreo a Chumbicha, de allí a Villa Mazán y de ahí a Tinogasta. Desde ese último punto hacia adelante hay una distancia de 250 kilómetros que es lo que fue aprobado por ley 8293 en 1911 y no se realizó. Después, en el año 1946 el Dr. Vicente Leónidas Saadi presentó un proyecto del mismo tenor de 1911 y se hizo ley 12891 pero tampoco logró materializarse. Luego vinieron diferentes gestiones por parte incluso de las fuerzas radicales, es decir que estamos hablando de un proyecto que dentro de Catamarca está consensuado desde todos los sectores políticos”, detalló.

Beneficios y plazos de realización

“El propio presidente Fernández se manifestó diciendo que no comprendía como ésta altura de los acontecimientos, y con la demanda creciente de productos de todo Oriente no haya una salida al Pacífico que tenga que ver con el ferrocarril. Una formación de tren puede llevar alrededor de 3500 toneladas, es decir lo llevan 140-150 camiones. Es importante que el transporte sea multimodal para aprovechar los transportes desde los más económicos, en primer lugar, la vía fluvial y luego el ferrocarril, para luego pasar a carretera y que nuestros productos sean lo más competitivos posibles”, explicó.

“Con este proyecto estamos hablando del ahorro de 15 días de ahorro en los viajes hacia oriente, sumado a la ventaja de poder cargar en las aguas profundas chilenas buques con cargamentos de hasta 400 mil toneladas de mercadería, contra las apenas 50 mil toneladas que hoy permiten los puertos de Buenos Aires y Rosario. Esto significaría altos niveles de competitividad, por ejemplo, en las carnes, que podrían ahorrarse 15 días en el transporte hacia Oriente siendo muy conveniente no solo por la disminución de costos de fletes sino por mantenerse la calidad de los productos”, indicó Dusso.

“Respecto a los plazos de realización posible, cuando hablábamos con los ingenieros de China que vinieron a visitar les pregunté por la obra necesaria y ellos manifestaban que habían hecho cosas muy superiores en cuanto dificultad y ésta era una obra que entre 24 y 36 meses podría estar concretada. A veces, cuando se habla de obras así, se piensa en obras que no se van a ver, que se empiezan y alguien las terminará, pero esta es una obra que, de alinearse todas las cosas necesarias para su realización, en este plazo indicado por los ingenieros podríamos estar disfrutando de sus beneficios”, dijo el vicegobernador.

Para concluir, señaló que “hay que mirar al país como un todo y no ver solamente las economías para una escasa región del país, ya que este tipo de proyectos pueden ser el aporte para la economía en general, para la calidad de vida de toda la Nación”.