Por qué China ha prohibido los vídeos de gente susurrando o acariciándose el pelo