‘Por H o por B’: una buena comedia de HBO que se impregna en ADN castizo