París y Berlín criticaron la actitud de Trump