28 millones de dólares invertidos para amasar más de 890 millones en taquilla y en el mercado doméstico. Estas son las cifras de infarto que ha cosechado la franquicia ‘Paranormal Activity’ con sus seis largometrajes —sin contar su falsa secuela nipona ‘Tokyo Night’—, desde que la cinta original de Oren Peli se estrenase en 2007 poniendo patas arriba la industria y el cine de terror.

Con estas credenciales, y aunque, teóricamente, la saga debería haber concluido en 2015 con ‘Dimensión fantasma’, es lógico que Jason Blum haya descartado la idea de hacer un reboot que llegó a plantearse en 2017 para dar luz verde a una séptima entrega que ya se encuentra en desarrollo en Paramount Pictures. Un movimiento que, a priori, debería generar más beneficios que un posible reinicio.

Las 37 mejores películas de terror de todos los tiempos

Aún no se conocen más detalles sobre cómo esta ‘Paranormal Activity 7’ retomará el argumento tras los hechos narrados en la sexta entrega, ni se dispone de información sobre la producción más allá de que Jason Blum volverá a ejercer labores de producción.

Lo que está claro es que nos espera, salvo una gigantesca sorpresa, un nuevo festival de esos jumpscares en clave found footage que llenan salas de cine y hacen gritar al respetable como pocos. En lo que a mi respecta, me mantendré tan escéptico como desinteresado, porque, desde su ingeniosa tercera parte, ‘Paranormal Activity’ me parece un deja-vú interminable que vive de las rentas. Veremos cómo evoluciona la cosa.