La nueva factura de la luz que entró en vigor en junio de este año sigue siendo una preocupación para la población española a causa de los récords históricos que se han alcanzado durante este verano. Miles de usuarios se han visto obligados a poner lavadoras a altas horas de la noche o al punto de la mañana para que el precio de de su factura fuera lo mínimo, sin embargo, unos científicos han creado una solución que podría poner ‘fin’ a esta inquietud.

Guido Panzarasa y su equipo de investigadores que forman parte del ETH (Escuela Politécnica Federal) de Zúrich acaban de fabricar un nuevo tipo de tarima que genera electricidad cuando las personas andan encima de ella -podríamos llegar a pensar que esta superficie podría sustituir al parqué convencional que vemos en los hogares, ¿no?-.

Este invento consiste en un fenómeno nombrado ‘efecto triboeléctrico’, es decir, es un tipo de electrificación por contacto que hace que algunos materiales adquieran carga eléctrica cuando se separa de otros productos con los que estaban en contacto. Dicho efecto se produce como si fuese la carga de electricidad estática que a veces podemos llegar a notar en algunas prendas cuando están en contacto con otras o  con las bolitas de espuma de poliestireno que se suelen quedar pegadas en las superficies.

¿Cómo funciona?

Puede llegar a resultar bastante extraño que la madera pueda generar electricidad a la hora de andar sobre ella, ¿verdad? Este material es triboneutral debido a que se ha dotado con iones de metal a escala nanométrica y capas de silicona para adquirir electrones, así pues, este conjunto está en contacto dentro de una plancha de madera no muy distinto a un trozo de suelo laminado. Además, los investigadores también probaron diferentes tipos de madera para comprobar si funcionaba en el resto.

Al pisar sobre el suelo, la presión y la posterior liberación que se hace con los pies permite a las superficies que se carguen de electricidad. Tan solo un pedazo de suelo del mismo tamaño de una hoja de papel genera la suficiente energía como para alimentar una bombilla LED. Panzarasa afirmaba para el medio Eurekalert que “el objetivo final es entender las posibilidades que tiene la madera más allá de las naturales y cómo dotarla de nuevas propiedades para edificios sostenibles en el futuro”.

Una innovación a favor del medioambiente

Como podéis ver en el vídeo de la imagen destacada, el equipo consiguió un nanogenerador triboeléctrico hecho con madera de abeto cortada radialmente. El éxito de este proyecto es respetuoso con el medioambiente porque el método de funcionamiento es simple, puede ser escalable a nivel industrial y sostenible. El próximo paso es optimizar el nanogenerador con recubrimientos químicos más ecológicos y fáciles de instalar.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.