El formato en el que vislumbramos nuestras series y películas favoritas a lo largo de las décadas ha variado considerablemente. Primero fueron los VHS, después los DVD, más adelante los pendrives y ahora los servicios en streaming. No obstante, tal y como comentan muchos, “la moda siempre vuelve” y Free Blockbuster está dispuesto a demostrarlo.

Los VHS, conocidos coloquialmente como videocasetes, se lanzaron al mercado en 1976. Desde entonces y durante 20 años, el sistema VHS se convirtió en el estándar mundial para visualizar películas y series. No obstante, con el tiempo, fue sustituido por otros formatos más baratos y prácticos.

Con la llegada de los nuevos formatos, las empresas que comercializaban con videocasetes y que no se supieron adaptar quebraron. Ese fue el caso de Blockbuster, el gigante del alquiler de vídeos de Estados Unidos, que cerró en 2010. Sin embargo, otras compañías como Netflix, que comenzó llevando películas a domicilio, se adaptó y se convirtió en pionera en el contenido online.

Por su parte, los ya desfasados VHS dejaron de fabricarse en 2016. La última película editada en VHS por un gran estudio fue ‘Una historia de violencia’, protagonizada por Viggo Mortensen y lanzada en 2006.

A pesar de haberse quedado atrás en lo tecnológico -y de que la mayoría de películas que encuentras en VHS son de los 80 y los 90-, los más nostálgicos se encargan de mantener vivo el recuerdo de estas cintas. ¿Cómo? Coleccionándolas.

Dado que los VHS ya no se fabrican y es complicado encontrarlos, los interesados recurren a nuevos métodos para acceder a estas películas. Uno de ellos, es el sistema Free Blockbuster que debe su nombre a Blockbuster, la antigua cadena internacional de locales de alquiler de vídeos.

El movimiento Free Blockbuster, fundado por Brian Morrison en Los Ángeles en 2018, ha transformado cajas de venta de periódicos abandonadas en minibibliotecas para aquellos que quieran tomar prestadas y prestar cintas viejas de manera completamente gratuita. El sistema está mantenido por los aficionados.

Brian Morrison, fundador de Free Blockbuster.
Brian Morrison, fundador de Free Blockbuster.
FREEBLOCKBUSTER.ORG

De este modo, los VHS se han convertido en objetos de coleccionista, al igual que ha ocurrido con otros materiales antiguos, como el vinilo.

Para hacerse una idea del nivel de coleccionista que tiene Morrison, el fundador de este movimiento asegura que tiene todavía su primer videocasete, y lo mantiene porque afirma que “le gusta mantener vivo el hardware antiguo”. Indica también que mantener los reproductores VCR con vida es difícil, ya que sus mecanismos internos son muy complejos y sensibles, y cualquier pieza puede romperse con facilidad -para lo que no habría recambios, claro-.

Según cuenta The Wall Street Journal, Morrison recibió una carta solicitándole que dejara de usar el nombre de Blockbuster, que ahora es propiedad de DISH. Él respondió solicitándole licenciar el nombre, pero no ha recibido respuesta. La compañía afirma que no tiene interés en que se use su nombre relacionándose con este movimiento.

El interés de los nostálgicos ante este sistema es tal que Free Blockbuster ya cuenta con su propia página web y con 69 puntos de intercambio en EE. UU., Canadá y Australia. Y en The Guardian aseguran que Morrison no está solo: Andy Johnson, que dirige lo que se dice que es la última tienda de vídeos que queda en Reino Unido -en Toxteth, Liverpool-, ha rescatado recientemente una colección de 20.000 cintas VHS. ¿Llegará a España esta corriente?

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.