Luego de que más de 400 mujeres de la UCR alrededor del país expresaran su apoyo y acompañamiento al grupo Mujeres Radicales de Catamarca tras la polémica dentro del histórico partido que las suspendió por haber cuestionado la candidatura de Roberto Gómez a la presidencia del Comité Capital de la provincia, María Luisa Moreno, quien forma parte de dicho sector, dijo en Radio Nacional que la nota no tenía como fin difundirse a través de los medios de comunicación. 

En este sentido, recordó que el conflicto inició en enero cuando integrantes de la alianza criticaron que Roberto Gómez se postule a presidente del comité de la Capital cuando tiene una denuncia por abuso sexual en su contra. El problema surgió cuando estas siete mujeres que impulsaron el cuestionamiento fueron suspendidas temporalmente.

“Estamos muy bien acompañadas con muchas mujeres radicales del país y otros partidos que se solidarizaron. Todo comenzó el 8 de enero cuando decidimos presentar ante la junta electoral de la UCR Catamarca una nota solicitando que se aparte como candidato a presidente del comité de la capital a una persona que tiene una denuncia por abuso sexual”, explicó. 

En este sentido, la referente manifestó que la decisión fue arbitraria porque no hubo una etapa de diálogo como correspondía. «De pronto recibimos una sanción sin antes habernos escuchado, o sea que se vulneró nuestro derecho de defensa», afirmó. 

Resulta importante aclarar que las siete mujeres fueron reincorporadas a sus funciones.