‘Midsommar’ tiene muchos elementos en común con ‘Hereditary’, la primera película de Ari Aster, pero muchos más que difieren. Son diferencias malvadas, casi juguetonas, planteadas como píldoras de veneno para las ideas preconcebidas que el espectador pudiera traer tras aquella magistral opera prima. Al fin y al cabo, cuando ‘Hereditary’ fue saludada como una de las grandes películas de género de los últimos tiempos, Aster afirmaba que era un drama familiar que se convertía en una pesadilla, sin llegar a colgarle la poco cool etiqueta de “terror”

Por eso, cuando Aster anunció que su segunda película sería una pieza de terror rural ambientada en el solsticio de verano noruego, y empezó a mostrar imágenes y piezas que recordaban de forma inevitable a uno de los clásicos más respetados del folk horror, ‘El hombre de mimbre’, muchos nos acercamos con cautela a ‘Midsommar’. Independientemente de cómo el propio Aster categorizara su primera película, ‘Hereditary’ había sido una pieza muy divergente de las tendencias y las modas del género.

‘Midsommar’, finalmente, resulta ser una película que juguetea con las convenciones de una película de terror a la vez que parece disfrutar frustrando las expectativas de quien vaya a verla creyendo que puede anticiparse a las intenciones de Aster. No porque la película plantee giros radicales a las convenciones del folk horror o incluso de las películas de jóvenes guapos y civilizados vs. monstruos rurales / cabrones del campo, sino por la forma plácida, anticlimática que tiene de discurrir la acción.

Una forma que le debe algo al estilo de ‘Hereditary’ en su tratamiento del tiempo, a esa elasticidad viscosa propia de una pesadilla. Pero también funciona como reverencia a la atmósfera opresiva de la inevitable ‘El hombre de mimbre’, donde los primeros pasos que da el sargento Howie en la isla de Summerisle son, de partida, fangosos e inestables, y también el arranque de un tobogán directo a la desconexión total con el mundo civilizado. 

El “terror elevado” sólo es esnobismo para quienes se avergüenzan de disfrutar con el género

Como en ‘Hereditary’, Aster inyecta en el relato negros presagios acerca de lo que va a suceder. El bagaje emocional de la protagonista, a flor de piel desde los primeros compases, está extraordinariamente bien narrado, con la soberbia dosificación de impacto puro y atmósfera ominosa propia de Aster. Estos primeros minutos despliegan unos designios que el espectador entiende y asimila, aunque si se tratara de una conocida en circunstancias normales, no dudaría en calificar de supersticiosos… lo que resulta brillantemente adecuado para lo que vamos a ver.

‘Midsommar’: Solsticio sangriento

Tras la citada experiencia traumática, la joven Dani (Florence Pugh, a quien vimos también espectacular en ‘Lady Macbeth’) decide intentar superarlo acudiendo en compañía de su novio Christian (Jack Reynor) y un grupo de amigos de éste a experimentar unas fiestas veraniegas de raíz pagana en la Suecia natal de uno de ellos. Pese a una cálida recepción inicial, las costumbres ancestrales del lugar pronto se tornarán terroríficas. 

midsommar

midsommar

Si el espectador se sobrepone al exigente ritmo que impone Aster -que no tiene nada de arbitrario y caprichoso, más bien todo lo contrario: obedece a un implacable indagar en las posibilidades del tempo narrativo como herramienta desestabilizadora-, obtendrá una película que usa ciertos códigos del terror para hablar de la necesidad y los peligros de la pertenencia a una comunidad (un país, una familia, una relación amorosa). O en el caso de nuestra heroína, la profunda desazón que le provoca el no percibir esa pertenencia. Aster quiere hablar de una ruptura amorosa, pero también del pasaporte directo al caos que supone la ruptura con todo tipo de lazos emocionales. 

Las 19 mejores películas sobre sectas de la historia

‘Midsommar’ discurre pareja al perpetuo, enorme gesto de sorpresa, pavor e infantil alegría -todo a la vez- de la radiante Pugh, y pretende ser la película de terror con menos oscuridad de todos los tiempos. Un propósito que impregna todos y cada uno de sus aspectos: de su ritmo que parece aplastado por el calor hasta sus estallidos de gore y violencia malsana (que tienen algo de revelador y festivo), pasando por sus inagotables temas (solo hay algo más canicular que un amor de verano: una ruptura de verano). ‘Midsommar’ da mucho más de lo que promete, engañosamente simple en comparación con ‘Hereditary’. Pero no os dejéis confundir por el ambiente: toda fiesta patronal esconde un ganso degollado.