La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, evitó por segunda vez en una semana una rebelión entre sus filas durante una votación clave para la ley del Brexit, que ha quedado lista para recibir la aprobación oficial por parte de la reina Isabel II.
Fuente: Telam (Flashes de noticias)