Más ataques golpean al enclave rebelde y los muertos ya superan los 800