La 100 Actualidad

12 septiembre, 2019 22:36

Una mujer se quebró un pulgar, pero a partir de un error médico la situación se complicó y debieron reemplazarlo con el dedo gordo del pie.


Se quebró el dedo y por un error se lo amputaron.Se quebró el dedo y por un error se lo amputaron.

Mientras se encontraba jugando un partido de cricket, la australiana Britney Thomas de 17 años se fracturó el pulgar de su mano izquierda. Si bien fue al hospital y le indicaron que necesitaría de una cirugía simple, finalmente fue víctima de mala praxis y debió enfrentar el reemplazo de un dedo.

Se hizo la manicuría, le agarró una infección y su dedo quedó violeta: casi lo pierde

La joven fue operada en el Hospital REgional de Latrobe donde le colocaron un yeso para luego continuar con la recuperación en su casa. Sin embargo, a menos de una semana del accidente, la adolescente no soportaba el dolor.

Al regresar al centro médico, el médico descubrió un grave error en la operación. Como consecuencia, al sacar el yeso el dedo ya estaba necrosado y su entorno cerca de la gangrena. Ante el panorama, la única solución fue la amputación y reemplazo por el dedo gordo del pie.

Por error médico, debieron amputar el dedo.Por error médico, debieron amputar el dedo.

Si bien el caso ocurrió en 2018, se dio a conocer ahora por parte de la Australian Broadcasting Corporation y como parte del informe sobre los problemas en hospitales de la región. Según detallaron, la falla se produjo dado que los médicos olvidaron un torniquete elástico en la zona operada.

Ante el reemplazo del dedo, la joven ya no puede jugar con su bate.Ante el reemplazo del dedo, la joven ya no puede jugar con su bate.

Es así, que al regresar al hospital los médicos confirmaron que “el pulgar estaba muerto”. Si bien se hicieron varios intentos para tratar de salvar la extremidad, no fue posible lograrlo de manera que debieron amputarlo y reemplazarlo por dedo del pie.

Se difundieron imágenes de Johnny Depp con la cara quemada y un dedo cortado: habría sido su ex mujer

El caso de la joven fue registrado en un documental donde destacó: “La gente me pregunta: ‘Oh, ¿por qué tu pulgar se ve tan raro?’ Porque no es mi pulgar, es mi dedo del pie”. Más allá del aspecto estético, la mala praxis le provocó otros inconvenientes dado que “no puedo agarrar más el bate”, sostuvo la joven a la ABC.