El presidente de Francia desató su furia contra el flamante gobierno italiano y su decisión de no recibir a cientos de inmigrantes y refugiados que naufragaban en el Mediterráneo.
Fuente: Telam (Flashes de noticias)